Una vulnerabilidad en los procesadores de Intel pone en peligro millones de ordenadores

En el ámbito de la seguridad informática existen pequeños problemas y grandes errores. Hoy os compartimos uno de los segundos y es que, en las últimas horas se ha descubierto una vulnerabilidad en los procesadores de Intel que podría poner en peligro un gran número de ordenadores.

Por el momento no se conocen los detalles técnicos del problema. Tan solo se sabe que esta vulnerabilidad permite que un programa de usuario normal pueda conocer el diseño o el contenido de las áreas protegidas de ‘kernel’ poniendo archivos de contraseñas o determinados ficheros en peligro.

El kernel es el núcleo de un sistema operativo y controla todo lo que se ejecute en él; por lo que es de suma importancia que la memoria del núcleo permanezca segura, debido a la información sensible que puede contener.

Según los expertos, “el error únicamente puede resolverse mediante parches en el sistema operativo de cada dispositivo” y que el error no solo afecta a ordenadores domésticos y tablets, sino también a plataformas en la nube y grandes centros de datos.

Windows y Linux ya preparan actualizaciones

Se apunta a que los detalles de este ‘bug’ serán desvelados en las próximas semanas cuando las correcciones sobre la que están trabajando Linux o Windows hayan sido publicadas. No se conocen ni las causas ni el alcance del fallo, pero según los desarrolladores de Linux el problema es grave y complicado de resolver ya que deben hallar una solución capaz de separar la memoria ‘kernel’ de los procesos de usuarios, a través de un sistema conocido como Kernel Page Table Isolation (KPTI).

¿Cuáles son las consecuencias?

Todo apunta a que las actualizaciones que saldrán en los próximos días afectarán al rendimiento chips de manera negativa. Tanto es así que desde The Register estiman que la ralentización en los equipos se mueve entre el 5% y el 30%, en función de la tarea y el tipo de procesador, una cifra realmente preocupante que no obstante tiene que ser confirmada. Aún así al menos en el caso de Linux el impacto en el rendimiento se ha comprobado que podría ser notable.

El impacto en el rendimiento dependerá por supuesto de cada plataforma y de cada aplicación, pero es de esperar que ese impacto se reduzca con posteriores actualizaciones en las que se mejore el nuevo funcionamiento que protege esas áreas reservadas de memoria a las que los procesos no deben acceder.

Redis

Counter

Ffmpeg

En pruebas adicionales realizadas en Phoronix los responsables de este medio comprobaron cómo efectivamente la bajada de rendimiento es significativa en diversos ámbitos. Aclararon cómo los procesadores de Intel con PCID (Process-Context IDentifiers) probablemente “sufran menos” con estos parches y también como aun cuando en varias pruebas (pero no todas) el rendimiento bajaba, parece que en juegos ese rendimiento no se ve especialmente afectado.

 

Oportunidad para AMD

Estamos ante el que podría ser un golpe enorme para Intel como fabricante de microprocesadores: el gigante de los semiconductores ya había sufrido fallos importantes, siendo probablemente más famoso el error de división del Intel Pentium descubierto en octubre de 1994.

Este nuevo problema es aún mayor, y puede que esto tenga consecuencias graves para su negocio a corto y medio plazo.

La gran beneficiada podría ser AMD, que en el último año ha logrado plantarle cara a Intel con sus Ryzen en diversos escenarios, aunque en gaming Intel seguía superándola en prestaciones.

Amd1

Es probable que estos problemas acaben desequilibrando la balanza para muchos potenciales fabricantes y usuarios, que quizás ahora tengan un poderoso motivo para acudir a soluciones de AMD en lugar de una Intel que tendrá que reaccionar muy rápido y muy bien para solventar un problema realmente grave en sus procesadores.

 

También te interesa