Cinco formas de crear una cultura DevOps de alto rendimiento

Es cierto que lo más difícil de DevOps está integrado en su nombre: la colaboración entre el desarrollo y las operaciones de TI. ¿Cómo puede unir equipos y disciplinas interfuncionales en un todo cohesivo y de mayor rendimiento?

 

Se trata de una combinación de experiencia interfuncional, reconocimiento de ideas y mejores prácticas en todo el ciclo de vida de la aplicación, lo que permite que los equipos estén más enfocados, energizados y de alto rendimiento.

Cultura que adopta una mentalidad de “pensamiento sistémico”

Una organización de DevOps debe considerar el “sistema” como el negocio mismo. El establecimiento de prácticas de DevOps no debe estar aislado y centrado en disciplinas, equipos o departamentos específicos.

El pensamiento sistémico significa que cada equipo debe conocer las acciones de cada equipo en el ciclo de vida de la aplicación y los resultados de cada acción interna y externamente. El sistema trabaja hacia objetivos comunes y se mide de manera integral.

Una cartera de entrega continua reúne muchas prácticas, procesos y procedimientos diferentes con un objetivo común: entregar software de alta calidad con riesgo reducido y mayor velocidad.

 

Cultura que alinea los requisitos del negocio con la tecnología

Una estrategia exitosa de DevOps consiste en ofrecer valor a los clientes finales. Los equipos deben reunirse desde el principio para identificar qué procesos y procedimientos están impidiendo el progreso, identificar claramente qué hacer de manera diferente y cómo aprovechar la tecnología y la automatización para optimizar.

El “mapeo de flujos de valor” puede ayudar a mapear sus requerimientos desde la planificación hasta la producción, identificando todos los pasos y partes interesadas involucradas en la entrega de valor a sus clientes. Y luego evalúa dónde la tecnología puede ayudar a la eficiencia y eficacia de la entrega de valor.

Adoptar la tecnología al construir su canal de entrega continua le permite a su equipo proporcionar trazabilidad en tiempo real del valor del negocio y crear transparencia entre las partes interesadas interfuncionales, mejorando la colaboración y la confianza.

 

Cultura que cree que la calidad es una responsabilidad compartida

La calidad que es propiedad exclusiva de un equipo de control de calidad es un claro anti-patrón de DevOps. En los paradigmas modernos de la entrega de aplicaciones, la calidad debe convertirse en un trabajo de flujo de entrega continuo y, por lo tanto, una responsabilidad compartida en los equipos de desarrollo, prueba, lanzamiento y operaciones.

El simple hecho de centrarse en la aceleración de la entrega de la aplicación a menudo pasa por alto la marca. Debe llegar al punto de calidad de ingeniería en su software a través de pruebas continuas.

El objetivo de las pruebas continuas es instrumentar la calidad en su canal de entregas desplazándose a la izquierda para solucionar problemas tan pronto como se introducen y eliminando los problemas antes de que se conviertan en una emergencia de primer nivel en la producción. Esto ayuda a que la tubería se mueva más eficientemente y mantiene la armonía.

 

Cultura que fomenta la experimentación

La capacidad de experimentar, aprender, fracasar, repetir, es crucial para implementar una metodología DevOps exitosa.

La experimentación comienza con la confianza, que se puede establecer haciendo coincidir a todos en la misma página con las prácticas y criterios comunes para mover una versión candidata a través de la canalización.

Los equipos deben reconocer, compartir y celebrar sus aprendizajes a prueba de fallas de manera similar a como celebramos los éxitos. Es igualmente importante compartir su conocimiento con otros equipos dentro de la organización para que puedan evolucionar sus procesos a lo largo del camino.

 

Cultura que continuamente toma decisiones basadas en datos

Finalmente, es esencial medir y monitorear el progreso en cada etapa del ciclo de vida de la aplicación, tal como lo haría con cualquier otra iniciativa comercial. Con demasiada frecuencia no hay datos, o los datos son demasiado inconsistentes entre los equipos para poder entender lo que funciona o lo que necesita funcionar.

Todos los equipos deben aprovechar las mismas fuentes de datos y creer en los datos. Los análisis de DevOps permiten que los equipos demuestren evidencia tangible de progreso, se centren en áreas que necesitan mejoras y tomen los pasos en la dirección correcta juntas.

También te interesa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *